<$BlogRSDUrl$>

28.10.03

Kinder ¡sorpresaaaa!

"El sueño de la razón produce monstruos" que rubricó Goya en una de sus geniales pinturas. Así, del sueño dogmático en el que uno está alelado uno desperté esta mañana, tras recordar la insultante estructura de un anuncio no muy reciente sobre unas barritas que produce Kinder.

Por hacer memoria:
Un niño zampa Kinder barritas mientras su papá limpia una moto de paseo (bien pudiera ser una Harley Davidson) y mamá hace acto de presencia sin decir palabra alguna. El niño se acerca al padre y la conversación toma matices similares a los que reproduzco (mi memoria no es de fiar, así que habrá que consultar a la empresa publicitaria, no vaya a ser que encima me acusen de plagio):
- Papá ¿por qué limpias una moto tan antigua? ¿no sería mejor que comprases una nueva?
- Hijo mío, es que hay cosas que duran para toda la vida. Con esta moto conquisté a tu madre y cuando crezcas a ti también te servirá.
(El padre roba una barrita al chaval)
- ¡Papá! ¡Cómo quieres que crezca si me robas mis barritas Kinder chocolate! - denuncia el crío.

Etcétera.

Hay dos análisis posibles a este anuncio, uno pergeñado por un psicólogo compañero mío y otro de cosecha propia, que casualmente coinciden en un aspecto: la cosificación de la madre.
El análisis freudiano parte del comentario del padre: a través del objeto moto logró conquistar a su mujer, relegando a ésta a una forma de sujeto completamente materialista - este es el punto coincidente de ambas teorías -, la cual, en vez de valorar circunstancias tan válidas para la publicidad como el pene o el coche se fijó en su moto, y por ende, en la idiosincrasia que confería al hombre que ahora la poseía (escribir "su marido" implicaría concederle una propiedad que no posee y por tanto un poder que no ejerce si no es en la ciencia ficción). El traspaso de la motocicleta al hijo en un futuro y la consideración de que "a él también le servirá" se entiende como, ya que en el futuro el padre sufrirá una incipiente calvicie acompañada de una disminución del riego sanguíneo en el cerebro - por enfriamiento de la calavera - le será imposible sublimar durante más tiempo su falo a la moto y manejarla con la habilidad necesaria (tanto para conducirla como para satisfacer sexualmente a la madre, que hasta ahora no ha dicho nada y suponemos, a propósito de la estructura del guión, que lo que la mantiene vinculada al marido es esta representación fálica). Luego el hijo pasaría a ocupar el lugar físico y sexual del padre, el padre sería botado dirección asilo y se continúa el ciclo.

Este análisis me parece cuanto menos rebuscado y cualquiera que haya cursado EGB pensará que hila demasiado fino. Dejándonos de sublimaciones, etc. mi análisis partiría de:
a) La mujer concretizada en la madre es un objeto, conseguida mediante otro objeto, es decir, lo que en economía se conoce como circulación de mercancías.
b) El padre es el propietario de ambos.
c) El crío, con su mentalidad precapitalista hace ver al padre que con una moto nueva conseguiría una mujer nueva y que por ende estuviera más buena (por la ley de la oferta y la demanda).
d) El padre, por una atrofia o por una forma de perspicaz entendimiento de la teoría valor en su mentalidad neoliberal, considera que, como los vinos, las motos (y las pibas) ganan con el tiempo.
e) La conclusión es que, pasado un tiempo, cuando el valor-moto se revalorice, el hijo podrá hacer uso de ella para la conquista de otras féminas, repitiendo así el esquema de cosificación de la mujer (ojo al dato, de la mujer concreta ha pasado a la mujer abstracta, es decir, la mujer en potencia a la que pudiera conquistar el chaval, o lo que es lo mismo, la mujer abstracta y equivalente a todas las concretas) que ni pincha ni corta en el asunto económico-sentimental.

Con esto quedan aclaradas dos cosas: que los freudianos ven pitos hasta en las barritas de chocolate y que la culpa es de las feministas.

Amén.

9.10.03

Que guapo, eres solidario

Una circunstancia que cada día que pasa me va chocando con más brutalidad, es la conciencia católica subyacente a cada hijo patrio, se pinte éste de ateo, de agnóstico o de mormón.
Basta que vea algún post oenegero de los múltiples que infestan la red y la no-red (eso que algunos llaman realidad real, ¡real, para más inri!) para que venga como una naúsea la retórica, que parece proveniente del inicio de los tiempos, de la "solidaridad" y la "antisolidaridad".
Primero están los del rollo alternativo-progresista, es decir, el mundo es una mierda excepto donde nosotros vivimos (también es casualidad, ¿no?, seguro que los de burkina faso compadecen a los de somalia y así sucesivamente hasta llegar a indígenas que no han tenido contacto con "lo civilizado"), es decir, hay que hacer algo, no se sabe muy bien el qué, pero que suene a solidario. Bonito.
Pero más repugnantes y asquerosos que estos mártires del ideario internacional-oficial-televisivo son la parte opuesta, los antisolidaridad, no menos mediatizados, que vienen a defender que la solidaridad es una hipocresía en el mundo occidental, y que todo es una mierda, y que no se va a cambiar nada y que por consiguiente aceptan lo dado como lo único posible.
Pues bueno, la mierda rezuma en ambas facciones de un modo descarado, el primer sumidero del que surgen es que parten de que este mundo es el mejor posible: en vista de la miseria y penurias que pasa la gente que sale por la TV, no van a ser tan cínicos de pensar que la explotación en nuestro mundo es comparable a la suya (vivan ellos, que sólo les preocupa tener algo que llevarse a la boca, en cuanto les metan patrias, religión y consumo sí que van a pasar hambre), y puesto que nosotros no estamos esqueléticos, y nos podemos "ganar la vida", pues ¡coño! es que estamos mejor.
La segunda, que viene sobre lo que comentaba de la conciencia católica, es los partícipes de una y otra buscan SALVARSE A TODA COSTA, ya sea en vida, ya sea en el parnaso. El caso es que la culpabilidad corra de una mano a otra, sospechosamente del mismo modo que el fluir del dinero: cuotas mensuales a ACNUR, a la Unicef, a Médicos sin Fronteras; apadrinamiento de niños o pinchar banners de empresas que regalan un kilo de arroz a quien lo necesite. Pasarse la bola, la bola de la culpa de unos a otros y que el más tonto sea el culpable y no se salve. Tanto si juega como no (los antisolidarios), todos dan por supuesta la bola; bola que por otra parte se nos introduce con misiles TV<->culo, mediante la creación de una realidad alejada de la nuestra (y cuanto más cruda y distinta mejor, cuando o bien puede haber una sola realidad, con lo cual todos estamos enfangados, o bien hay múltiples realidades, con lo cual no se puede realizar absolutamente nada - porque si se pudiera existiría una hiperrealidad o metarrealidad que las uniría, es decir, estaríamos en el primer caso- ), y de esta creacion salen también unos medios de acercamiento a esa realidad gestionados y burocratizados, sea por la Santísima Institución, sea por las no menos beatíficas ONG's.
Que el señor nos pille confesados

25.9.03

Los asesinos en serie (en serial)

Siendo sinceros, a la gente le importa una mierda quién haya matado a quién, o quién haya desaparecido. A no ser que sea un beato profundo que considere que estos acontecimientos son advenidizos del mal irradicable que enquista todo alma humana, lo que interesa (sobra decirlo) es el número de puñaladas, si el psicokiller se hizo un collar con el intestino o si la madre de la asesinada era lesbiana y se lo hacía con la presunta asesina.
Hasta aquí todo normal, es el discurso de siempre de "los medios que nos manipulan" por una parte(claro, la gente sufre fenómenos poltergeist en sus casas que encienden sus TV) y "lo que el público quiere saber" por otra (sabiendo que el público no sabe lo que quiere, y no quiere saber demasiado bien lo que quiere); ahora que, poniéndome mediáticos, quiero denunciar desde aquí a las asociaciones feministas el injusto tratamiento que los desaparecidos y/o asesinados tienen por televisión. Sólo sacan a las niñas bonitas, jovencitas, etéreas cuyas muertes han sido las más salvajes o denigrantes, o niños pequeños. Nada de viejas, gordas, desdentadas, o freakis. Al lado de mi casa quemaron un coche con un tipo dentro, ¿no sería justo que también le sacaran un poquirritín en la TV? No valen secuestros políticos, que os veo venir con el Ortega Lara, que esos tienen otras intenciones (además de esta) en las TV.

Dejándonos de pamplinas, el tema está en que la TV siempre se ha regido por el modelo "Videos de primera", es decir, el vídeo del gatito aplastado por un piano siempre ganará al del viejo que se escurre en la bañera. ¿Por qué créeis que el abogado de la familia Wanninkof es tan famoso? ¿Por su labor profesional? ¿Por su imparcialidad? (Clamó al cielo diciendo que la presunta no era tan presunta, Dios mío, sólo le falto decir que era una roja y una guarra) No, hombre no, es famoso porque tiene ese bigote tan gracioso. ¿Cómo os creeis que la gente llana se refiere a él? ¿Cómo Marcos García Montes? ¡Qué risa!

Hay otra anécdota muy graciosa con todo este tema, lo de la entrevista al asesino por parte de PeriodistaDigital.com. A modo de resumen, esta es una página web que se dedica a suscribirse a todos los periódicos de pago y a sacar las noticias más jugosas, enteritas, sin pagar derechos de autor ni nada por el estilo, amparándose para ello en el derecho de cita, es decir, el derecho al gorroneo. Todo eso de liberar las noticias de manos de los grandes grupos mediáticos "porque la gente quiere saber" tendría su parte romántica si cuando miráramos en la parte de abajo del todo no pusiera: patrocinado por el BBVA, Iberia. El caso es que un empleado del periódico se hizo pasar por abogado e hizo una entrevista al melón que está encarcelado, saltándose infinitas mil leyes y códigos éticos de colegios de abogados que deben ser muy importantes, pero dándole una somanta de hostias a todos los medios que no pudieron conseguirla y restregándoles por la cara lo que hay de cierto en la hipocresía periodística: si no hay noticias, se crean aunque sea a costa de matar a alguien y luego entrevistar al asesino. Es decir, haciendo de auténtico periodista. El pavo en cuestión sale en el programa de la Maria Teresa Campos, balbucea tres o cuatro tonterias sobre la libertad de expresión (en el programa de MTC sólo se puede balbucear, porque en cuanto uno empieza a hilvanar dos palabras la Campos le corta y termina ella la frase), le dan allí mismo la noticia de que el colegio de abogados de madrid le va a sodomizar por hacerse pasar por abogado, y el tío va y dice que le da igual, que todos los medios han hecho lo mismo, que si no que miren las fotos de Felipe González declarando ante el juez, etcétera, etcétera. Así que uno piensa: olé, ya que todo es una mentira por lo menos que se diga bien alto.
Pues no. Ya están dando excusas en la misma página, "debido a las peticiones de nuestros lectores, la redacción ha decidido posponer la publicación de la entrevista", argumento absurdo ya que cómo he demostrado más arriba el ciudadano normal es un monstruo insaciable hambriento de noticias. La excusa no significa otra cosa que: "como pongamos la entrevista nos vamos a cagar. Una cosa es copiar y pegar noticias y echar unas risas y otra es enfrentarse a los grandes medios. Preferimos bajarnos los pantalones hasta que la marea pase". ¡Encima meter al lector, que no pinta nada! Qué risa. No me imagino yo qué clase de lector fantástico puede escribir a la redacción suplicándoles que no publiquen la noticia:

" Estimados señores:
No publiquen esa entrevista, porque no les merece la pena y a mi bolsillo le viene fatal que le cierren su página web. A parte de que me parece inmoral y va en contra de la ética periodísitica y del derecho del acusado y bla bla bla. Como la publiquen y la lea les prometo que la voy a olvidar"

¡Por Dios, dénme mi dosis! ¡Exijo como ciudadano demócrata y pagador de sus impuestos ser informado de acontecimientos singulares que ocurren a miles de kilómetros de distancia y que no tienen relevancia espacial! ¡Quiero mi parte de inanidad diaria! ¿Dónde están las fórmulas para dar la vuelta a la tortilla; las noticias sobre el calor, el frío, y medio-medio; la vuelta al cole; el fin de año; los desfiles de moda? ¿Dónde?

18.9.03

Muérase pronto, por favor

¿Quién dijo que no se iba de vacaciones? ¿Yo? Qué va... El caso es que nada más volver me dan la triste noticia de que un conocido se mató en una accidente de coche, ya ves tú, en una curva mal pensada y sin cinturón, pues nada, caput.
Uno se encuentra jodido, reflexiona sobre esto de la vida y todo eso... hasta que llega el entierro.
Los protocolos para enfrentarse a esto de morirse son duros, pero lo serían más si uno tuviera que ver su propio entierro. Concretamente son para morirse de risa.
Lo primero son las promesas pre-mortum: yo quiero que me incineren, que mis colegas se pillen una borrachera... etc. Todo muy elogiable, pues tampoco te vas a enterar de si te arrojan al arroyo para que los perros te coman o si van a arrojar tus cenizas en las Bahamas.
Nosotros, como somos muy graciosos, ni le incineramos ni nos emborrachamos (bueno, esto sólo un poco, pero porque era muy indecoroso faltar a dos promesas). Sin embargo, los rituales se han modernizado y ahora ya no se lleva eso de echar flores y llorar. Cosas curiosas del entierro:
- Como nuestro colega era DJ, no podíamos hacer menos que poner una sesión suya durante el sepelio. Eso sí, nos tocó oírla antes de nada (cosa que uno no hubiera hecho ni en vida), no fuera que llegase el subidón y diera un tono ameno al asunto. (No seáis mal pensados, aunque sea un personaje frívolo, siento respeto por los familiares).
- En vez de echar flores, por las que nunca mostró el defenestrado un gran aprecio, preferimos echarle porros, liados eso sí, para que se llevara un buen "colocón" al cielo (menudo está hecho, en la tierra estuvo en el séptimo cielo, y ahora que está en el cielo, más de lo mismo).

Pero lo más duro del caso son los comentarios de la gente. Dos que habían estado con él una semana antes del accidente dijeron (todo esto después de que muriera, repito), que habían notado "algo raro" en su mirada, en su forma de hablar. Claro, yo les quise increpar que si sabían "algo", joder, pues que lo hubieran dicho y así no se habría muerto. Lo más normal entre la gente era lo de que era un tío cojonudo, especial y todas esas pamplinas, cuando tanto él, como yo, como el resto de mis colegas somos más de lo mismo: carne andante, con estudios y en paro.
Y luego está lo de dar el pésame a todo el mundo, es realmente tétrico cuando alguien te viene y te dice: "lo siento, tío". ¡Pero si yo no me he muerto, vete a tocar los huevos a otra parte! Increíble pero cierto. "Siempre se van los mejores", luego ser un cabrón te proporciona la inmortalidad. "Tenía mucha vida por delante", lo cual es falso, porque de hecho está finito (Además, ¿qué esperaban, que si le hubieran dado dos años más hubiera escrito la novela de su generación? No creo. ¿Familia, hijos, hipoteca? Casi hace mejor en morirse, vamos).

Y por último, si lo irremediable es morirse, pues porque no dar el pésame justo al nacer. Si al final todos los caminos llevan a Roma.

11.7.03

"Rose" Montero y el feminismo

Hoy les hablaré de una de la figuras más conocidas de la salsa rosa del mundo literario. Socialista, feminista, con amigos gay, es decir una progre progre, que ha publicado, entre otros rollos de papel higiénico, obras tan importantes e imprescindibles como "La hija del caníbal". Personalmente he leído los artículos de gente famosa (mujeres) e "Historias de mujeres" (que curiosamente también trata de mujeres). La estructura narrativa de estas biografías serias es bastante elaborada: La mujer es un ser menospreciado pero altamente inteligente, bondadoso y cariñoso (aunque sea pro-estalinista como Frida Kahlo). El hombre (el novio o marido) es un ser encorvado, verde, egoísta, infantil, adúltero y enfermizo (como John Lennon o Jacinto Benavente).

El caso es que hace unas semanas publicó un artículo en El País Semanal (esa revista de moda que de vez en cuando esconde, entre anuncio y anuncio, reportajes sobre cocineros o empresarios y artículos de Rose Montero). En éste alababa las excelencias de una mujer rumanas que va pidiendo por el metro con "su" bebé, exponiendo que, a pesar de su pobreza, podía llevar la cabeza bien alta porque no le importaba llevarse a su niño al "trabajo", es decir, que era un ejemplo a seguir. Con lo que a) o Rose viaja en metro una vez cada diez años o b) la última partida de prozac estaba contaminada con ácido lisérgico.
Cualquier avezado lector no puede sino extrañarse ante esta afirmación que, pretendiendo ser feminista, viene a justificar (dentro de la dignidad de la rumana) una forma de explotación típicamente mafiosa y que poco tiene que ver con la pobreza. Basta viajar un par de meses en el metro para encontrarse con varias de estas mujeres y, en general, todas cumplen con un papel muy concreto.
a) Por ejemplo, la retórica en todas ellas es la misma: "Señoreeees, muchaaaa hambre, mi niñooo necesita medicinaaaaaa".
b) Todas llevan un bebé a cuestas que, casualmente, nunca llora, ni berrea ni se queja del calor ni del frío ni de las aglomeraciones, lo cual resulta siniestramente macabro.
El novato siempre pica y suelta la pasta, pero con el paso del tiempo, y de las distintas pero iguales "pobres" se da cuenta de que hay gato encerrado y por si las moscas no suelta un pavo más. No hay que tener dos dedos de frente para darse cuenta de que tanto este espectáculo y el de los niños repartiendo papeles en los que siempre pone "Necesitamos x pesetas para una tienda de campaña" (no pone "tengo hambre" o "necesito papeles para trabajar") forma parte de un juego mafioso que nada tiene que ver con la pobreza.

No existen formas dignas de mendigar ni mucho menos, pero está claro que esa gente viene mandada y preparada para utilizar la supuesta "bondad" de los occidentales con fines que quizá sí tengan que ver con la marginación pero que desde luego están dirigidos con mucha premeditación (¿a cuenta de qué viene si no repetir la misma tonadilla y la misma imagen una y otra vez?)

Ahora, que si lo dice una progre como Rose Montero desde su chalé en la Moraleja, la cosa cambia. No existe explotación sino heroísmo en estas mujeres que se pasean con "sus" críos por metros y trenes.

7.7.03

Matrix II

No soy un buen entendedor de cine, mi cultura del mundo audiovisual se reduce a alguna peli de Buñuel y de Spielberg. Con estas armas fui a enfrentarme el sábado pasado a la segunda parte de aquel ya clásico del cine de ficción Matrix. El argumento de la película se resumen: unos pavos vestidos de negro viajan por un ordenador y les pasan cosas. A pesar de la complejidad del argumento, hay algunos detalles que merecen especial mención.

- Por mucho que se hostien los malos y los buenos, a nadie se le rompen las gafas ni se despeinan. Es tanta su inmunidad que la sangre sólo corre en pequeños cortes con cristales después de una gran explosión a un par de pasos de donde están. Este es un recurso muy utilizado por el cine de acción, la motivación ideológica responde, principalmente a la conquista del cine familiar, tan disconforme con el mal uso que se hace con el ketchup en las cintas actuales: les parece más apropiado para las hamburguesas post-sesión de cine.

- En una de las primeras escenas se reunen un grupo de rebeldes en un sótano oscuro. Como esta gente está invertida (en el sentido de Guy Debord, no en el sexual) no se quitan las gafas, por temor a que un miserable rayo de sol penetre en la bóveda y les queme sus mal acostumbradas retinas.

- Los bichos malos van a destruir la ciudad. Sin embargo, llega Morfeo y les echa un discurso a lo Bush (sic), con tal ímpetu que los ciudadanos, aún sabiéndose perdidos por las máquinas, se ponen a bailar house. ¡No es broma! Claro que cuando comienza el baile, todos los niños, viejos y gordos se van a dormir tranquilos, y los "jóvenes" (individuos con los pezones erectos, las camisetas mojadas y de cuerpo esbelto y turgente) se divierten celebrando que van a morir (nunca está de más eso del Carpe Diem). Mientras tanto, como no, Neo se pone a follar como un loco con Trinity.

- Neo es un judas. No lo digo gratuitamente. En la escena para la conquista del público más joven (la aparición estelar de una italiana tetona que no pinta en todo el argumento más que enseñar el escote) sirve para
a) Neo venda a su amada por un beso (judas), con motivo de lograr un objetivo mayor (salvar a la humanidad)
b) Al final de la película, cuando Neo tiene que elegir entre la humanidad y su amor, se queda con su amor. A ver, a ver, si es capaz de morrearse con cualquier italiana y dejar con un palmo de narices a su novia por salvar a la humanidad, ¿qué le importaba realmente su novia? ¿Acaso la humanidad no es más importante? ¿Acaso no quería a su novia más que para petársela?

- Mientras no se están dando de hostias los buenos con los malos, hay diálogos. El objetivo principal de esta parte que irremediablemente apesta todas las películas es la de crear confusión en el espectador. Nada está claro. Todo es posible. Y sin embargo, los protagonistas asienten con la cabeza como si comprendieran. Un diálogo de ejemplo:
- Hay cosas que cambian y otras que no.
- Pero el poder de decisión siempre está presente en la razón humana.
- Eso depende inexorablemente de si existe un destino o no.
- Aunque la decisión puede modificar el destino.
- Eso depende de si el destino es absoluto, parcial o si te ha tocado la lotería.
- Todo destino es incorruptible, per saecula saeculorum
- Homo homini lupus.
- La manzana de Newton va hacia abajo. Aunque el destino puede confundirnos y hacernos creer que va hacia arriba.
- Con lo que concluimos que hay dos clases de destino: el destino-destino, y el destino-optativo, ergo humano.
- Cuando Neo tenga que elegir, deberá decidir entre su elección y el destino que se ha impuesto impuesto.

Y acto seguido empiezan a darse de hostias con los malos, a ritmo de Rage Against the Machine. Cuando terminan, vuelve a comenzar el ciclo.

- Hay una nueva técnica de narración increíble y novedosa, que consiste en sacar personajes que parecen cruciales para el desarrollo de la historia, pero luego no pintan nada. Los que yo he identificado son los siguientes.

- El comandante jefe de Morfeo: está liado con la exnovia de Morfeo, parece que en cualquier momento va a sacudirle (porque a su novia le gusta más Morfeo que el comandante), pero a mitad de la película opta por hace mutis (está claro que la novia no sabe decidirse) y desaparece.
- La novia del comandante: Parece que va a crear un conflicto sentimental entre los buenos, dinamitando la unidad de Sión, pero como no tiene mucha personalidad, desaparece a mitad de la película (cuando ha creado el conflicto) y al final se muere de una forma muy tonta (en una explosión fortuita previa a la gran batalla).
- El amigo pringao de Neo: Es el tipico personajillo adolescente que admira a Neo por sus cualidades y que el espectador se huele que va a morir a la mínima de cambio. La historia es sencilla. Neo le deja que los acompañe, se sube en la nave y en un ataque se muere y sus últimas palabras son algo así como: "Neo, tu eres la esperanza de la humanidad". Pero no. Ni se va en la nave, ni muere, ni porras, se queda en Sión a bailar house y en su última aparición regala una cuchara para calentar heroína a Neo.
- El francés. Parece un tipo importante, porque habla con acento francés y se comporta como los franceses de verdad: inteligentes, pedantes, misóginos, capaces de provocar un orgasmo a la distancia (todo esto lo hace en 4 minutos de película). Tiene una cosa muy importante que necesitan los buenos. Pero la novia italiana le putea dándosela a cambio de un morreo.
- Monica Belucci. La italiana tetona, en los quince minutos que aparece lo único que deseas es que o enseñe las peras o se vuelva mala. Pero no, lo único que hace es darse un muerdo con Neo delante de Trinity (jóooodete, le dice con los ojos después) y luego le da, sin más ni más, lo que venían buscando. Sí, los buenos se pelean un poquito con los malos, van en coches y pegan tiros, pero ¡coño! ¡Que novia más cornuda!
- El japonés de las llaves. Es lo que guardaba tan ardientemente el francés. No sabes si reírte o ponerte serio, porque el tío es ferretero y no habla nada, pero corre por la peli como si fuera Mr. Bean. Luego regala una llave a Neo y se muere. Sus últimas palabras: "Sabía que esto pasaría"

Y lo más jodido es que al final todo queda abierto, como si hubiera avanzado la historia en algún punto. ¿Qué pensaría Tarkovski de esto?


2.7.03

Frivolo superstar

Y por fin pasó. Después de quince días de profunda meditación (es decir, de exámenes y trabajo) ya estoy de vuelta. Y al contrario que todos esos bloggeros mojigatos, de todos esos burgueses posmodernos que rondan por la red, este don se queda en la ciudad, en Madrid. No, no, no me confundan, no es que no me hayan dado permiso cuartelario en el curro o en la universidad (para el caso es lo mismo, pues entre prácticas de entrega tardía y exámenes de septiembre, uno no distingue el invierno del verano más que por a) el merecido vacío de Madrid b) el calor c) las moscas.
Y en estos días he visto cosas que me sorprendieron. He visto a hombres caminando en calzoncillos por la calle. He visto a borrachos celebrando partidos que no ganaron. He visto a gente pelearse por descansar. Comencemos pues.

a) Hala Madrí
Yo fui uno de tantos que en su día asistió al partido del Madrid, el equipo de furgol que ganó la liga. Sé que esto restará prestigio a mi imagen de frío intelectual, pero lo cierto es que tengo cierto apego a mi progenitor, y como este estaba borracho el día de marras me tocó acompañarle al bar y gritar con mis conciudadanos. Ahora, que ni ebrio mi padre ni sobrio yo perdíamos la razón. Once tipos meten goles, medio país se cree campeón. A ver, a ver:
-"Hemos ganado la liga". No, no, no. La primera persona está mal utilizada. Unos tipos que en su mayoría no son de Madrid, que no comerían ni aunque les obligaran el mismo bocata de calamares que tú, que no pisarían Vallecas ni harticos de vino han ganado un torneo. Nada de "hemos ganado". Al día siguiente todo el mundo tuvo que ir a trabajar. Nadie del Real Madrid me felicitó particularmente por haber ganado, y eso que los animé como todos. Nadie me aprobó por comprarme y vestir la camiseta de Zidane. No me subieron el sueldo. Y ni siquiera me dedicaron la copa, que antes una tal virgen de la Almudena parecía merecerla más.
-"Han ganado la liga". Esto es más correcto, pero el sentimiento de unidad (del que luego se derivan pingües beneficios en caso de fracaso deportivo: "hay que apoyar el club, somos una gran hermandad") se pierde. Viene a ser un poco como lo de ser patriota, pero en versión light. En vez de "Todo por España" que suena muy falangista, pues "Hala Madrid" que es más fino. Las banderas, el uniforme y los mitines (los del centenario, el agradecimeinto desde el balcón, como los dictadores que a mí me gustan) se mantienen, of course.

b) Día del orgullo gay
Yo, como soy muy moderno y muy liberal, y además soy de izquierdas pues tengo amigos gay. Si no tiene al menos uno, cómpreselo. Hoy el que no tiene un amigo gay es un mierda y un fascista. Claro que sí. Y por supuesto también fui a Chueca el día de marras y entre yembés y gogós me surgió la idea de organizar el día del Orgullo Hetero. Miren que expectativas tengo:
1- Hay más gente hetero que gay, luego el seguimiento sería masivo.
2- Todo el mundo tiene un amigo hetero.
3- Hay más variedad en el mundo hetero, los gays se dividen en tres tipos básicos:
* el intelectual o sobrio que no se le nota.
* el forzudo o doble de uno de Village People.
* el que tiene ramalazo.
Pero los heteros si que son realmente un arco iris, miren :
* El obrero que sólo fuma ducados y tiene la piel curtida
* La señora que va con el visón a la pescadería y todo el mundo sabe que es una muerta de hambre
* El/los bacala/s
* Los pijos
* Los alternativos
* Los niños
* La familia feliz que vive en un chalé.
* etc.

De todas formas, ante el posible fracaso de mi propuesta no me queda otro remedio más que denigrar la fiesta gay para compensar los errores teóricos de la mía. Vi, por ejemplo, a mucha gente que se pegaba en el escote una pegatina rosa que venía a decir: "Yo también soy lesbiana". Si esto no les suena un poco estúpido (definir la sexualidad de uno a través de lo que lleve pegado o adosado al cuerpo resulta brutal), cambien 'lesbiana' por cualquier otra composición. Se me ocurren las siguientes, a cada cual más interesante:
- Yo también soy trabajadora.
- Yo también soy fumadora.
- Yo también bebo gazpacho.
- Yo también voy a la piscina (en verano).
Claro, que hablando con la portadora de la pegatina entre las tetas me comentó:
"Yo en realidad no soy lesbiana, pero defiendo sus derechos." ¡Bonita forma de compromiso! Si yo fuera lesbiano le exigiría que fuera al parlamento y amenazara con una bomba para que se nos conceda el matrimonio y la adopción.

c) Viajar por bajo precio
Visité, sólo por joder, un par de agencias de viajes. Allí me encontré varios tipos de persona (cómo me gusta clasificar a la gente)
1: Los que tienen dinero, pero buscan un viaje a tenerife, 7 noches, hotel de 5 estrellas, todo incluido, por 5000 pesetas (toda la familia). Este tipo de gente aguarda pacientemente en la cola de la agencia hasta que llega su turno. Una vez sentados en el mostrador, toman pacientemente un papel y un lápiz, escriben con lentitud un número de 4 cifras y se lo plantan a la dependienta con una sonrisa, como diciendo "esto es lo que pienso gastarme en mis vacaciones, y no me pienso mover de aquí hasta que me consiga una oferta". Pueden ( y lo hacen que yo lo he visto y sufrido) mirar folletos y precios durante HORAS hasta que finalmente la dependienta se rinde y paga ella el viaje. Esta gente es la que atesta playas como las de Benidorm o Torrevieja. Acaban comprándose un apartamento en Gandía y alquilándolo 1 semana por 3000 euros.
2: Los que definitivamente no tienen dinero, suelen ser jóvenes o de clase baja, aceptarían dormir en un nido de cucarachas si les llegase el dinero. Como se saben humildes no pretenden ir más allá de sus posibilidades, así que los despachan rápido, pero eso sí ¡ay como te atrevas a colarte! He visto en una tarde dos enfrentamientos que casi han llegado a las manos (mi inicitación no surtió efecto, qué se le va a hacer). Al final, viajan a Toledo o a cualquier población a menos de 50 km. de su residencia, hacen cosas que podrían realizar por la mitad de precio en Madrid y vuelven satisfechos, como si hubieran cumplido con su obligación vacacional.

Ya os contaré como acaba todo.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?