<$BlogRSDUrl$>

11.7.03

"Rose" Montero y el feminismo

Hoy les hablaré de una de la figuras más conocidas de la salsa rosa del mundo literario. Socialista, feminista, con amigos gay, es decir una progre progre, que ha publicado, entre otros rollos de papel higiénico, obras tan importantes e imprescindibles como "La hija del caníbal". Personalmente he leído los artículos de gente famosa (mujeres) e "Historias de mujeres" (que curiosamente también trata de mujeres). La estructura narrativa de estas biografías serias es bastante elaborada: La mujer es un ser menospreciado pero altamente inteligente, bondadoso y cariñoso (aunque sea pro-estalinista como Frida Kahlo). El hombre (el novio o marido) es un ser encorvado, verde, egoísta, infantil, adúltero y enfermizo (como John Lennon o Jacinto Benavente).

El caso es que hace unas semanas publicó un artículo en El País Semanal (esa revista de moda que de vez en cuando esconde, entre anuncio y anuncio, reportajes sobre cocineros o empresarios y artículos de Rose Montero). En éste alababa las excelencias de una mujer rumanas que va pidiendo por el metro con "su" bebé, exponiendo que, a pesar de su pobreza, podía llevar la cabeza bien alta porque no le importaba llevarse a su niño al "trabajo", es decir, que era un ejemplo a seguir. Con lo que a) o Rose viaja en metro una vez cada diez años o b) la última partida de prozac estaba contaminada con ácido lisérgico.
Cualquier avezado lector no puede sino extrañarse ante esta afirmación que, pretendiendo ser feminista, viene a justificar (dentro de la dignidad de la rumana) una forma de explotación típicamente mafiosa y que poco tiene que ver con la pobreza. Basta viajar un par de meses en el metro para encontrarse con varias de estas mujeres y, en general, todas cumplen con un papel muy concreto.
a) Por ejemplo, la retórica en todas ellas es la misma: "Señoreeees, muchaaaa hambre, mi niñooo necesita medicinaaaaaa".
b) Todas llevan un bebé a cuestas que, casualmente, nunca llora, ni berrea ni se queja del calor ni del frío ni de las aglomeraciones, lo cual resulta siniestramente macabro.
El novato siempre pica y suelta la pasta, pero con el paso del tiempo, y de las distintas pero iguales "pobres" se da cuenta de que hay gato encerrado y por si las moscas no suelta un pavo más. No hay que tener dos dedos de frente para darse cuenta de que tanto este espectáculo y el de los niños repartiendo papeles en los que siempre pone "Necesitamos x pesetas para una tienda de campaña" (no pone "tengo hambre" o "necesito papeles para trabajar") forma parte de un juego mafioso que nada tiene que ver con la pobreza.

No existen formas dignas de mendigar ni mucho menos, pero está claro que esa gente viene mandada y preparada para utilizar la supuesta "bondad" de los occidentales con fines que quizá sí tengan que ver con la marginación pero que desde luego están dirigidos con mucha premeditación (¿a cuenta de qué viene si no repetir la misma tonadilla y la misma imagen una y otra vez?)

Ahora, que si lo dice una progre como Rose Montero desde su chalé en la Moraleja, la cosa cambia. No existe explotación sino heroísmo en estas mujeres que se pasean con "sus" críos por metros y trenes.

7.7.03

Matrix II

No soy un buen entendedor de cine, mi cultura del mundo audiovisual se reduce a alguna peli de Buñuel y de Spielberg. Con estas armas fui a enfrentarme el sábado pasado a la segunda parte de aquel ya clásico del cine de ficción Matrix. El argumento de la película se resumen: unos pavos vestidos de negro viajan por un ordenador y les pasan cosas. A pesar de la complejidad del argumento, hay algunos detalles que merecen especial mención.

- Por mucho que se hostien los malos y los buenos, a nadie se le rompen las gafas ni se despeinan. Es tanta su inmunidad que la sangre sólo corre en pequeños cortes con cristales después de una gran explosión a un par de pasos de donde están. Este es un recurso muy utilizado por el cine de acción, la motivación ideológica responde, principalmente a la conquista del cine familiar, tan disconforme con el mal uso que se hace con el ketchup en las cintas actuales: les parece más apropiado para las hamburguesas post-sesión de cine.

- En una de las primeras escenas se reunen un grupo de rebeldes en un sótano oscuro. Como esta gente está invertida (en el sentido de Guy Debord, no en el sexual) no se quitan las gafas, por temor a que un miserable rayo de sol penetre en la bóveda y les queme sus mal acostumbradas retinas.

- Los bichos malos van a destruir la ciudad. Sin embargo, llega Morfeo y les echa un discurso a lo Bush (sic), con tal ímpetu que los ciudadanos, aún sabiéndose perdidos por las máquinas, se ponen a bailar house. ¡No es broma! Claro que cuando comienza el baile, todos los niños, viejos y gordos se van a dormir tranquilos, y los "jóvenes" (individuos con los pezones erectos, las camisetas mojadas y de cuerpo esbelto y turgente) se divierten celebrando que van a morir (nunca está de más eso del Carpe Diem). Mientras tanto, como no, Neo se pone a follar como un loco con Trinity.

- Neo es un judas. No lo digo gratuitamente. En la escena para la conquista del público más joven (la aparición estelar de una italiana tetona que no pinta en todo el argumento más que enseñar el escote) sirve para
a) Neo venda a su amada por un beso (judas), con motivo de lograr un objetivo mayor (salvar a la humanidad)
b) Al final de la película, cuando Neo tiene que elegir entre la humanidad y su amor, se queda con su amor. A ver, a ver, si es capaz de morrearse con cualquier italiana y dejar con un palmo de narices a su novia por salvar a la humanidad, ¿qué le importaba realmente su novia? ¿Acaso la humanidad no es más importante? ¿Acaso no quería a su novia más que para petársela?

- Mientras no se están dando de hostias los buenos con los malos, hay diálogos. El objetivo principal de esta parte que irremediablemente apesta todas las películas es la de crear confusión en el espectador. Nada está claro. Todo es posible. Y sin embargo, los protagonistas asienten con la cabeza como si comprendieran. Un diálogo de ejemplo:
- Hay cosas que cambian y otras que no.
- Pero el poder de decisión siempre está presente en la razón humana.
- Eso depende inexorablemente de si existe un destino o no.
- Aunque la decisión puede modificar el destino.
- Eso depende de si el destino es absoluto, parcial o si te ha tocado la lotería.
- Todo destino es incorruptible, per saecula saeculorum
- Homo homini lupus.
- La manzana de Newton va hacia abajo. Aunque el destino puede confundirnos y hacernos creer que va hacia arriba.
- Con lo que concluimos que hay dos clases de destino: el destino-destino, y el destino-optativo, ergo humano.
- Cuando Neo tenga que elegir, deberá decidir entre su elección y el destino que se ha impuesto impuesto.

Y acto seguido empiezan a darse de hostias con los malos, a ritmo de Rage Against the Machine. Cuando terminan, vuelve a comenzar el ciclo.

- Hay una nueva técnica de narración increíble y novedosa, que consiste en sacar personajes que parecen cruciales para el desarrollo de la historia, pero luego no pintan nada. Los que yo he identificado son los siguientes.

- El comandante jefe de Morfeo: está liado con la exnovia de Morfeo, parece que en cualquier momento va a sacudirle (porque a su novia le gusta más Morfeo que el comandante), pero a mitad de la película opta por hace mutis (está claro que la novia no sabe decidirse) y desaparece.
- La novia del comandante: Parece que va a crear un conflicto sentimental entre los buenos, dinamitando la unidad de Sión, pero como no tiene mucha personalidad, desaparece a mitad de la película (cuando ha creado el conflicto) y al final se muere de una forma muy tonta (en una explosión fortuita previa a la gran batalla).
- El amigo pringao de Neo: Es el tipico personajillo adolescente que admira a Neo por sus cualidades y que el espectador se huele que va a morir a la mínima de cambio. La historia es sencilla. Neo le deja que los acompañe, se sube en la nave y en un ataque se muere y sus últimas palabras son algo así como: "Neo, tu eres la esperanza de la humanidad". Pero no. Ni se va en la nave, ni muere, ni porras, se queda en Sión a bailar house y en su última aparición regala una cuchara para calentar heroína a Neo.
- El francés. Parece un tipo importante, porque habla con acento francés y se comporta como los franceses de verdad: inteligentes, pedantes, misóginos, capaces de provocar un orgasmo a la distancia (todo esto lo hace en 4 minutos de película). Tiene una cosa muy importante que necesitan los buenos. Pero la novia italiana le putea dándosela a cambio de un morreo.
- Monica Belucci. La italiana tetona, en los quince minutos que aparece lo único que deseas es que o enseñe las peras o se vuelva mala. Pero no, lo único que hace es darse un muerdo con Neo delante de Trinity (jóooodete, le dice con los ojos después) y luego le da, sin más ni más, lo que venían buscando. Sí, los buenos se pelean un poquito con los malos, van en coches y pegan tiros, pero ¡coño! ¡Que novia más cornuda!
- El japonés de las llaves. Es lo que guardaba tan ardientemente el francés. No sabes si reírte o ponerte serio, porque el tío es ferretero y no habla nada, pero corre por la peli como si fuera Mr. Bean. Luego regala una llave a Neo y se muere. Sus últimas palabras: "Sabía que esto pasaría"

Y lo más jodido es que al final todo queda abierto, como si hubiera avanzado la historia en algún punto. ¿Qué pensaría Tarkovski de esto?


This page is powered by Blogger. Isn't yours?